La vida entre un pueblo y una ciudad [2]

Listen here

Seis y cuarto de la mañana.

Ningún obstáculo esta mañana, todo ha funcionado de maravilla.

Siento que el invierno ya está superado, he tenido que ponerme las gafas de sol llegando a Lleida, estos primeros rayos de sol me han llenado de energía.

He tomado mi cuarto café con leche en el bar Nelson, un sitio curioso.

En la oficina ha sido muy divertido porque el futuro jefe tenía que venir a vernos y no se ha presentado, ni llamado diciendo que no podía venir. Esta situación me ha hecho recordar la película Bienvenido Mr. Marshall en la escena que todo el pueblo está esperando la llegada de los americanos.

Chris se ha enfadado conmigo porque según él habíamos quedado para ir al pub y le he dado plantón. Yo no soy consciente de nuestra cita.

Esta tarde he ido con los niños a Tamarite a hacer unos encargos y cuando hemos vuelto me he cambiado de ropa, o sea, me he puesto mi jersey viejo de estar por casa, mis pantalones de algodón manchados de lejía y mis chancletas. Quiero decir con esto que no es la ropa más adecuada para que alguien que no sea muy cercano a mi me vea y por supuesto que no estoy en disposición de salir a la calle. Los que me conocen bien ya saben que significa cambiarme de ropa, es más que ponerme cómoda.

Cuando Chris me ha visto vestida así , pues ya te lo puedes imaginar.

Mañana veré que puedo hacer para arreglar las cosas. 😉

Adiós.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s