El uso de Internet

Internet acces

Listen here

Hace algunas semanas alguien dijo que Internet es la democratización de la información, una definición romántica de lo que ha supuesto una revolución mundial.

Internet nació entre los años sesenta y setenta, pero tal y como lo entendemos y utilizamos hoy en día es gracias al inventor Tim Berners-Lee que creó World Wide Web, las famosas www.

Internet da la posibilidad de comunicación casi inmediata entre personas que comparten los mismos intereses; personales, artísticos, económicos, sociales, políticos y culturales. Ofrece también, que cualquiera pueda tener información de última hora sin ser censurada. Por ejemplo, las primeras noticias divulgadas por el Gobierno Español en relación con el atentado del 11 de marzo en Madrid, fueron contradichas, afortunadamente, por otras fuentes internacionales, gracias a eso se consiguió que los españoles se manifestaran exigiendo la verdad y poniendo en evidencia el engaño por parte de las autoridades.

Internet es una plataforma que da cobijo a cualquier idea que un individuo quiera dar a conocer sin tener que hacer una inversión económica y sin ser discriminado por raza, sexo o condición económica-social.

En conclusión, el uso de Internet es favorable, que lejos de sus orígenes como una herramienta exclusiva para militares y universitarios, otorga a todo el mundo la libertad de escoger, recibir e investigar cualquier información, ofreciendo cada vez más a menudo infraestructuras más económicas y por tanto más accesibles.

La vida entre un pueblo y una ciudad [8]

Nueve y media de la mañana.

Hacía años que no me levantaba a estas horas y creo que si no llega a ser per Ishmael que ha venido a despertarme para decirme si quería un café con leche, no me levanto.

Me he tomado dos cafés con leche seguidos, y por fin he conseguido despertarme. Me encantan los domingos en los que no tienes ningún compromiso y dispones de todo el tiempo para hacer lo que te apetezca.

Hemos pasado prácticamente toda la mañana en el patio, el sol calentaba lo suficiente para ponerme el bikini y tomar el sol. Me siento llena de energía.

Voy a repasar los apuntes de catalán, mañana tengo clase y la fecha del examen ya se acerca.

¡Hasta pronto! 🙂

¿Dónde están las mercerías?

DSC03190.JPG

Listen here

Revisando la ropa que acumulamos en los armarios, he comprobado que hay mucha que no nos ponemos porque le falta un botón, porque se ha descosido el dobladillo, porque la cremallera no funciona. Solo son tres ejemplos de lo que puede ser motivo en mi casa para dejar un vestido, una falda, una camisa y un pantalón en el olvido.

Así que me puse manos a la obra y durante dos tardes reparé todas las prendas que mis mínimos conocimientos en costura me permitieron.

Antes de hacer las composturas fui a comprar todo lo que pensé que podría necesitar. Hilos de varios colores y grosores, agujas, dedal y tijeras y sobretodo un costurero. Hasta el momento he guardado las pocas cosas que tengo en una bolsa de tela.

Mi sorpresa fue tan grande al descubrir que casi ya no hay mercerías, me refiero a las mercerías de antes donde entrabas y tanto cajón, cajitas y expositores te hacían perder la cuenta en caso que quisieras contabilizarlas. Mi nostalgia me lleva a cuando era una niña de cuatro años y mi madre nos daba a mi hermana y a mi una trozo de tela para hacer unos vestidos a nuestras muñecas. El trabajo de mi hermana, que por cierto es cuatro años y medio mayor que yo, era impecable, el mío no tanto, el tamaño del vestido y el botón no era proporcional, pero valía igual. Mi madre nos animaba a las dos a seguir y a ir perfeccionando la técnica.

Fue en la escuela primaria donde una de las pocas cosas que debo agradecer a las monjas (en realidad las odio por casi todo) es que nos enseñaron a coser, ellas decían: Un día os hará falta, y así ha sido. Todas aquellas clases de costura que me parecían aburridas e inútiles ahora sé que eran aburridas pero útiles.

En la mercería que encontré la señora me recomendó todo lo que debía tener, una especie de primeros auxilios par arreglar ropa en casa, le hice caso y compré más artículos de los que quería, pero sin duda la estrella fue mi costurero de madera con patas, imitando a los antiguos.

Mientras compraba corchetes, goma elástica, cremalleras, velcro y un largo etc. le pregunté ¿Porqué es tan difícil encontrar una mercería? Me respondió que la gente ya no cose en casa, lleva a arreglar la ropa en locales que se dedican a ello y además el margen de negocio es muy pequeño, así que los pocas mercerías que quedan es casi por vocación.

Resolutions to really better your Spanish 3

2008.band

3. Train your ear

One of the most frustrating things about language learning is that when you have practiced and practiced your dialogues and get to test them on a real live native, you don’t understand a bloody word they say to you. In the past this was one of the hardest areas to resolve because if you didn’t live in a country where your chosen language was spoken it was almost impossible to have any contact with it. Consequently a student could come to understand their teacher but nobody else.

Fortunately digital content and delivery has removed this problem with a plethora of podcasts, dvd’s, online videos etc. But you still have to train your ear. A typical person studying Spanish decides to watch, say, an Almodóvar movie. After 5 minutes they are completely lost and frustrated and have decided they will never learn the language. It is incredibly difficult to begin to understand a film in a different tongue – invariably there will be accents you’ve never heard, slang you’ve never learned, twists & turns and lots of wordplay and cultural references that mean nothing to you.

I always recommend my students to begin by listening to something everyday, and not necessarily concentrating on it either. What is important is to accustom the ear to different sounds and accents. Think about how you pick up a song – by repetition, hearing it over and over again in your car or on the radio. Before you know it you are humming the tune or singing along – but unless you are a musician it is unlikely that you sit down and actually learn it. Podcasts and other digital content give you the ability to do exactly the same thing. Just start by listening while doing the dishes or walking the dog or whatever. Your journey to & from work can be a perfect time to work on your listening skills. If you persevere you’ll begin to pick out words, then phrases and little by little to start really understanding.

Resolutions to really better your Spanish 2

2. Consistency

A year in the study of English of a typical Spanish student:

  • January – resolve to really learn English this year – enrollment in English course
  • Champions League games inconveniently take place on weekday nights making it difficult to study
  • League games/weddings/ski-ing trips etc inconveniently take place on weekends making it difficult to study
  • Easter holidays
  • Longer days and warmer weather inconveniently mean that having a drink on a terraza makes it difficult to study
  • Hot weather means visits to the beach and English books get wet and full of sand
  • 23rd June – San Juan fiesta means that studying is over until after the summer holidays
  • August – holidays in foreign country produce panic as student realises they can’t communicate
  • September – enrollment in English course
  • October – English course begins as does the football season
  • 6th December – National holiday, begins holiday season which ends on January 7th – English course finishes until next year

Of course this is a slight exaggeration but it is one of the reasons why people studying English for 20 years is not that uncommon.

The only way to learn a language is to be consistent – it is far better to study only five minutes a day if that’s the only time you have, than to stop and start. Work out how much time you can dedicate to the goal that you have set yourself and stick to it by making a realistic plan. With the rise of internet based learning, mp3, dvd etc you should always be able to find some time and remember that learning a language is not a race, it’s an ongoing project that never stops.